y por este motivo siempre tenemos propósitos nuevos que cumplir que pueden ser desde el típico de "ir al gimnasio" hasta "aprender inglés".

Siempre hay algo que mejorar de nuestra persona pero estos aspectos tienen que ser ínfimos, pequeñas cosas que podemos mejorar para ser un poco mejores. Porque ya somos personas válidas, interesantes y completas. O eso es lo que tendríamos que pensar. Aprender a aceptarse a uno mismo es, precisamente, saber que somos personas que tenemos tanto cosas buenas como cosas malas pero que, en general, nos gustamos, estamos orgullosos de ser quiénes somos y nos perdonamos.

Es cierto que, las pequeñas cosas que no nos gusten de nosotros mismos, pueden irse perfilando con el paso del tiempo, podemos ir mejorándolas y solventándolas. Pero también es cierto que nunca, jamás, lograrás la perfección, básicamente porque no existe. Somos imperfectos y tenemos que aprender a aceptarnos como tales, con nuestras cosas buenas y nuestras cosas malas procurando que, las malas, sean lo menos malas posibles.

Por este motivo resulta tan difícil aprender a aceptarse a uno mismo, sobre todo, si las cosas que son "buenas" no las cultivamos lo suficiente y dejamos que las negativas se hagan dueñas y señoras de nuestro ser. Pero quiero ayudarte a que cambies las tornas de tu vida, a que le des más importancia a lo positivo que a lo negativo y, así, puedas perdonar tus defectos y abrazar tus virtudes. Así, podrás aceptarte, quererte y respetarte consiguiendo vivir una vida mucho más satisfactoria.

En mi curso online te doy todas las claves necesarias para poder llevar a cabo este cambio en tu vida. Te ayudaré a que sepas cómo puedes cambiar la perspectiva que tienes de ti mismo/a y de la vida para que, así, seas capaz de relajarte, de estar más orgulloso de ti y de poder reírte de tus defectos. El autoconocimiento es clave para poder realizar este proceso y, en mi curso, te enseñaré a aplicarlo en tu día a día.

Acceder al curso para aprender a aceptarme

¿Por qué resulta difícil aprender a aceptarse?

Ya te he dicho antes que aprender a aceptarse no es tarea fácil. Básicamente porque en este proceso interno entran en juego una gran cantidad de variables y juicios que pueden tener su semilla desde la más tierna infancia. Los miedos, las inseguridades o la falta de autoestima hacen que esta falta de aceptación sea, aún, más grave porque no eres capaz de ver lo bueno que hay en ti. Por este motivo, es esencial que trabajemos nuestra autoestima, que cultivemos nuestro amor propio y que empezamos a reconciliarnos con nosotros mismos. Este, es el primer paso que tienes que hacer para enfocar tu nuevo camino.

Es comp¿Por qué resulta difícil aprender a aceptarselicado aprender a aceptarse porque seguro que hay cosas de nosotros mismos que no nos gustan. Algunas reacciones, algunos sentimientos, algunos pensamientos o formas de actuar. Hay cosas que se nos escapan, que no podemos controlar y que querríamos poder ser capaces de gestionar para que, así, fuéramos más dueños de nuestra vida. Pero si hay algo claro es que nadie nace enseñado. A lo largo de nuestra vida iremos creciendo, aprendiendo, equivocándose y rectificando y es posible que cometamos el mismo error más de una, de dos y de tres veces. Pero no pasa nada. De verdad.

Lo importante es aceptar que, como seres humanos que somos, nos equivocamos, cometemos fallos y errores. Pero ¿no te has dado cuenta de una cosa? Podemos rectificar. Tenemos la capacidad de reflexión y análisis, por tanto, podemos dar marcha atrás, pedir disculpas y empezar de nuevo. No pasa nada por equivocarnos ni tampoco por no ser perfectos. La gente que te rodea valora de ti mucho más tus virtudes que tus fallos así que ¿por qué no haces tú lo mismo?

Cuando empecemos a perdonarnos por nuestros fallos, es cuando empezaremos a aprender a aceptarnos y, por tanto, nos reconciliaremos con nosotros mismos. Es un camino difícil pero no imposible. Tan solo tenemos que hacer un cambio de pensamiento, dejar de ser nuestros peores enemigos y empezar a querernos, pero querernos de verdad, querernos igual que queremos a la gente que nos envuelve y que sabemos que no son perfectos. Si a ellos les perdonas, ¿por qué a ti no?

3 consejos para aprender a aceptarse

Quiero remarcar que aprender a aceptarse no implica que tengas que gustarte. Seguramente, por mucho que te aceptes, seguirán habiendo cosas de ti mismo/a que seguirán sin gustarte y, por ello, yo siempre recomiendo que sigamos avanzando durante nuestra vida, creciendo, mejorando y evolucionando. Así, iremos limando asperezas y terminaremos siendo alguien que, si bien no perfecto, sí bastante a nuestro gusto.

A continuación quiero darte algunos consejos para aprender a aceptarse, sin embargo, si quieres profundizar más en el tema te animo a que te inscribas en mi curso online en el que te ayudaré a que puedas reconciliarte contigo mismo, a que puedas aumentar tu autoestima, a que te liberes de los grilletes del pasado y te abraces de forma sana y honesta. Un curso dividido en diferentes módulos que están todos pensados para que puedas volver a vivir de una forma sincera, relajada y a gusto contigo mismo.

Métetelo en la cabeza: nadie es perfecto

Para poder aprender a aceptarse es esencial que comencemos perdonando nuestra imperfección. Ni tú ni nadie en este mundo es perfecto y todos tenemos complejos, tenemos defectos a mejorar y aspectos de nosotros mismos que queremos depurar. Pero el enfoque es erróneo: no tienes que fijarte tanto en la búsqueda de la perfección ni en todos tus aspectos negativos sino que, lo importante, es que empieces a cultivar todos tus atributos positivos, que empieces a aumentar todo lo bueno que hay en ti.

Sabemos que el camino de crecimiento personal es lento y progresivo, por tanto, no podemos centrar toda nuestra atención en lo negativo. Lo ideal es pensar en lo positivo y, mientras tanto, ir trabajando para que lo negativo sea lo menos negativo posible. Así, vivirás una vida satisfactoria y podrás ser feliz durante tu día a día.

La importancia del autoconocimiento para aprender a aceptarse

A veces, la imagen que tenemos de nosotros mismos no se corresponde a la realidad. Hay personas que se tienen idealizadas y, otras, que se tienen por los suelos. Seguramente, tú eres una de las segundas. Pero métete algo en la cabeza: no eres así, solo te ves así.

Así que, para poder cambiar esta imagen que tienes de ti mismo, es vital que tengas una relación sincera, que elimines (o acalles) al juez interior que todos tenemos dentro e intentes mirarte con otros ojos. Sé que esto puede parecer complicado pero es esencial para poder verte tal y como eres en realidad, sin complejos, sin inseguridades y sin miedos.

Pasa tiempo contigo mismo

Y no hay mejor manera de poder saber quién eres, que estar contigo mismo. En lugar de poner la televisión (la denominada "caja tonta") para dejar de pensar, ¿por qué no te paras un momento y piensas en ti? Establecer qué quieres de la vida, qué te gustaría conseguir o dónde te gustaría estar en cinco años es una buena técnica para saber, un poco mejor, quién eres y así empezar a labrar tu vida hacia ese camino que quieres vivir.

Te recomiendo que, cada día, dediques al menos una hora a estar contigo mismo, a hacer ese hobby que tienes abandonado, a leer, a cuidarte, a escuchar música. Pasa ratos de calidad contigo mismo y verás lo a gusto que estás y lo bien que te sienta pasar un rato a solas. Así, con esta sencilla técnica, comenzarás a sanar tu relación contigo mismo y a quererte un poco más.

 

Un curso para que aprendas a aceptarte

Como puedes comprobar, aceptarse a uno mismo no es algo que pueda conseguirse de un día para el otro. Es una práctica que requiere consciencia y constancia. Para que puedas realizar de verdad este cambio, te animo a que te apuntes a mi curso online en el que te ayudaré a que puedas aprender a perdonar tus fallos y ver todo lo bueno que hay en ti ¡que hay mucho!

La aceptación es básica para el perdón. Y el perdón te llevará a una vida repleta de tranquilidad, bienestar y amor.

¡Sí! Cuéntame más de este curso

¿Buscando un buen coach? ¡Aquí lo encontrarás!

Aviso Legal | Política de Cookies | Política de Privacidad